Problemas por usar mal las lentes de contacto

lentes-de-contacto

Sabía que el tiempo máximo que debía tener puestos las lentillas era de 8 horas, mas todavía de esta forma los dejó diez. Jamás se imaginó que al procurar quitarse las lentillas heriría su córnea y arruinaría sus posibilidades de someterse a cirugía láser. Sus ojos estaban demasiado secos y los lentes se adhirieron a su superficie.

Meabh McHugh-Hill tiene veintitres años y, hasta hace poco, era usuaria usual de lentillas.

Si jamás has utilizado, te comentamos que hay diferentes géneros de lentes de contacto: ciertos son duros, blandos, blandos “tóricos”, etc..

Pese a las diferencias, todos requieren cuidados que los usuarios deben tomar de forma cuidadosa. Por poner un ejemplo, el tiempo máximo de empleo.

En la mayor parte de las variedades de lentes es de en torno a 8 horas, si bien no deberías confiarte y consultar a tu médico cuál es el periodo de los tuyos, de este modo evitarás lo que le pasó a Meabh.

La joven había dejado sus lentillas por diez horas, 2 más de lo recomendado, y no hidrató sus ojos ya antes de retirarlos.

“Apurada, tomé mi ojo como lo hago generalmente para sacar el lentilla. Mas lo debí haber hidratado primero, por el hecho de que esta vez mi ojo estaba tan seco que el contacto se había pegado a mi globo ocular. Fui tan, suertuda. Pude haber perdido la vista”.

Al arrancar el lente, un pedazo de su córnea salió con el producto y el resultado fue un enorme dolor que se incrementa con la luz.

Para eludir someterla a dolor de más, Meabh va a deber pasar una semana hospitalizada en una cuarta parte en la mitad de la obscuridad.

“No me di cuenta de lo peligrosos que podían ser los lentillas si tus ojos no están hidratados”.

Como resultado, Meabh va a tener una cicatriz permanente en su ojo lo que va a impedir que vuelva a emplear lentillas o bien que sea aspirante para una cirugía láser.