Los animales saben leer los ojos

ojos-perro

Una investigación reciente de la Universidad de Helsinki, que ha sido publicado en la gaceta científica PLoS ONE, muestra que la mirada social de los perros familiares tiene semejanzas con la de los humanos. Conforme con sus conclusiones, los perros observan las expresiones faciales sistemáticamente, prestando singular atención a los ojos. El trabajo revela que las expresiones faciales de los humanos y otros perros influyen en su comportamiento, singularmente cuando estas tienen un ademán de amenaza.

En el estudio participaron un total de treinta y uno perros de trece razas diferentes. Los científicos efectuaron un seguimiento de las miradas de los animales con la meta de probar de qué manera perciben las expresiones sensibles de los perros y los semblantes humanos. Para esto, los científicos mostraron a los perros fotografías digitales a color de otros perros y semblantes humanos ignotos, con mirada directa, usando como estímulo 3 expresiones emocionales: expresiones amenazantes (diez caras de perros agresivos; diez caras de humanos de ira), expresiones agradables (diez caras de perros con valencia positiva; diez caras de humanos sonrientes) y expresiones neutras (diez caras de perros sin expresión; diez caras de humanos sin expresión). Las caras de los perros usadas en las fotografías del ensayos pertenecían a un total de veinticinco razas diferentes. La mitad de las caras humanas eran de mujeres, la otra mitad eran de hombres y el número de las expresiones asimismo estaban equilibradas en lo que se refiere a género.

Conforme con los datos logrados, los perros miraban primero a la zona donde se hallan ubicados los ojos y, por norma general, la examinaban a lo largo de más tiempo que otras zonas como las de la nariz o bien la boca. La primacía de los ojos sugiere que son físicamente atractivos y/o que poseen rasgos faciales muy informativos para los perros. No obstante, los perros no fundamentaron su percepción de las expresiones viendo las estructuras faciales de forma individual, sino hicieron una interpretación global, de la composición formada por los ojos, la boca y el resto de la cara.

Los datos asimismo reflejan que ciertas expresiones peculiaridades de ciertas especies caninas atraen su atención, como por poner un ejemplo la expresión amenazante de la boca en los perros peligrosos. Estas caras amenazantes evocaban un corte atencional, que podría estar basado en un mecanismo de adaptación evolutiva: es esencial rememorar que la sensibilidad para advertir y eludir las amenazas representa una ventaja en la supervivencia. Curiosamente, el comportamiento visual de los perros era diferente en dependencia de la especie representada: los semblantes amenazantes de sus congéneres provocaban miradas más prolongadas. No obstante, los semblantes amenazantes humanos provocaban una contestación de evitación. Las señales de amenaza de diferente valía biológica parecían estar procesadas mediante vías neurocognitivas diferentes. Conforme ha declarado el estudioso Sanni Somppi, de la Universidad de Helsinki “La estrategia de comportamiento tolerante de los perros cara los humanos podría explicar, en parte, los resultados. La domesticación puede dar sitio a perros con sensibilidad para advertir las señales de amenaza de los humanos y producir como contestación pronunciadas señales de apaciguamiento”.

Los presentes descubrimientos aportan una nueva perspectiva para comprender el procesamiento de expresiones sensibles en los animales no primates. El hecho de que explorasen todavía más la sensibilidad a la amenaza social en cánidos da un novedoso enfoque comparativo para desentrañar la etiología de los trastornos neurocognitivos-cariñosos que existen en los humanos y los perros, como fobias sociales y ansiedad.

Esta es la primera patentiza de patrones de la mirada relacionadas con la emoción en no primates. Hace ya ciento cincuenta años Converses Darwin planteó que las analogías en la manera y función de las expresiones sensibles humanos y animales no humanos sugieren que comparten raíces evolutivas. Estos descubrimientos recientes dan apoyo científico moderno para el viejo razonamiento de Darwin.

El estudio forma una parte del proyecto de cooperación de la Capacitad de Medicina Veterinaria y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Helsinki y el Departamento de Neurociencia y también Ingeniería Biomédica de la Universidad Aalto. Previamente, el conjunto de investigación del maestro Outi Vainio de la Universidad de Helsinki ha descubierto que las imágenes con objetos socialmente informativos, como caras personalmente familiares y la interacción social, atraen la atención de los perros.